Armenia y Azerbaiyán cesan hostilidades, pero Rusia acusa a Estados Unidos y aliados de incitarlas

Las autoridades confirmaron que la entrega se realizó en cumplimiento de la declaración trilateral firmada el 9 de noviembre por el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y el mandatario de Rusia, Vladimir Putin.

El acuerdo establece un calendario para la devolución a Azerbaiyán de una serie de territorios que permanecen bajo control armenio desde el final de la última guerra, en 1994.

“Ni Washington, ni la Europa unida desean tolerar el equilibrio de fuerzas alcanzado en la región. Para desmontarlo no tuvieron mejor idea que volver a tratar de incitar a la discordia entre los pueblos de Armenia y Azerbaiyán”, condenó Narishkin, citado en un comunicado publicado por el servicio de prensa del SVR y reproducido por la agencia de noticias Sputnik.

El alto funcionario se mostró seguro de que los “principales países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)” tratan de “esconder su irritación” por el alto el fuego.

“Estados Unidos y sus aliados están disgustados por el hecho de que la guerra haya cesado con la mediación de Moscú. Porque eso, en realidad, anuló su labor de muchos años para expulsar a Rusia del Cáucaso Sur”, remarcó.

Añadió que la inteligencia rusa tiene datos de que “ciertos países occidentales, a través de sus canales, provocan a los nacionalistas armenios y azerbaiyanos para que desacrediten y rompan” el cese del fuego.

“Esas acciones vuelven a demostrar que Estados Unidos y sus amigos europeos, como siempre, resuelven sus problemas a expensas de los intereses de la gente común. A ellos no les importa que sus provocaciones puedan llevar a un nuevo derramamiento de sangre y sumergir a la región en un grave conflicto militar”, lamentó.

Compartir