Audi A4 un referente que se adapta a los tiempos

El A4 es el modelo más exitoso en la historia de Audi. Tiene un diseño elegante, gran equipamiento y una mecánica acorde al segmento premium.

El restyling que se le realizó fue profundo porque buscó adaptar la fisonomía al nuevo lenguaje de diseño de la marca y, al mismo tiempo, dotarlo de un aspecto más atlético, quizás para conquistar a un público más joven.

Entonces, al aumento de medidas –ahora tiene 4,76 m de largo, 1,84 m de ancho, 1,42 m de alto y 2,82 m de distancia entre ejes– se le suman los retoques del perfil que lo hacen parecer más musculoso, característica ésta dada por los nuevos pasarruedas (estrena también llantas de aleación de 18″ que calzan neumáticas 245/40), las dos nervaduras que recorren el lateral, la línea de cintura acentuada y una caída apenas más pronunciada del techo hacia atrás.

Al interior también llegaron las modificaciones. A la muy buena calidad de materiales y terminaciones (que mezcla plásticos duros con elementos mullidos de calidad en una escala de negros y grises, y algunos apliques en cromado), en la consola hay dos líneas desde el tablero (completamente digital de 12,3″ y que opera el Virtual Cockpit Plus por el cual se puede setear una gran cantidad de información a gusto del usuario) hasta la puerta que alojan a las salidas del climatizados (es trizona).

esta versión cuenta con tecnología híbrida blanda compuesta por el motor naftero TFSI (turbo con inyección directa estratificada) de 4 cilindros en línea, 16 válvulas y 2.0 de cilindrada, que genera 190 CV entre 4200 y 6000 rpm y 32,6 kgm de torque desde las 1450 hasta las 4200 rpm, anexado a una caja S tronic de 7 marchas y doble embrague y la tracción es delantera.

En lo que hace a la performance, claramente no defrauda: acelera de 0 a 100 km/h en 7,4 s, recupera de 80 a 120 km/h en 6,2 s y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h.

Compartir