Bazooka: Los recordados Chiclets que marcaron una época

La Argentina fue uno de los primeros países en comercializar los auténticos Bazooka, en el año 1957.

Al principio el chicle venía solo en un envoltorio de color rojo, blanco y azul. A partir de 1953, Topps cambió el empaque para incluir a Joe Bazooka, el protagonista de las pequeñas tiras cómicas que comenzaron a venir pegadas al chicle y que hicieron de esta goma de mascar un ícono mundial.

Joe, en el original, en la Argentina se llamó El Pibe. Es un púber rebelde con un parche en el ojo, que tiene un grupo de amigos y juntos viven diferentes aventuras en pequeñas tiras cómicas de cuatro viñetas, que además venían con un horóscopo.

Todos recuerdan lo que era abrir un Bazooka y la sorpresa de la historieta que se encontraba dentro.

Compartir