Convocarán a una audiencia pública para definir un nuevo esquema de subsidios energéticos

El Gobierno ha anunciado la convocatoria de una audiencia pública para el 29 de febrero, en la que presentará su propuesta para la creación de una canasta básica energética esencial.

Esta canasta servirá como referencia para la implementación de un nuevo sistema de subsidios que abordará las situaciones de vulnerabilidad real de cada grupo conviviente.

Fuentes oficiales han adelantado que la convocatoria, programada para el jueves 29 de este mes a las 10:00 horas, será formalizada en las próximas horas mediante su publicación en el Boletín Oficial. Esta medida busca cumplir con lo anunciado por el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, en semanas recientes.

El nuevo enfoque de subsidios propuesto por la secretaría dejará de lado la segmentación de tarifas de los servicios públicos de energía eléctrica y gas natural por red, la cual fue implementada en el último tramo de la administración anterior mediante el Decreto 322 de 2022.

Si bien esta segmentación de tarifas representó una mejora en la gestión de los subsidios estatales según el nivel de ingresos de los titulares de los servicios, la nueva administración considera que sus resultados distan de satisfacer adecuadamente las necesidades de aquellos que realmente lo necesitan.

En lugar de ello, la Secretaría de Energía inició un proceso para enfocar los subsidios mediante la creación de una canasta básica energética que incluye volúmenes indispensables de consumo de gas y electricidad por zona bioclimática. La propuesta oficial pretende determinar los ingresos totales del grupo conviviente y asignar un porcentaje de esos ingresos para pagar la factura de energía.

Este enfoque permitirá establecer los componentes de la canasta energética básica indispensable según la región del país y los ingresos del grupo conviviente, y contrastar su costo con los ingresos del mismo, subsidiando la diferencia en situaciones de vulnerabilidad.

En este sentido, el Estado subsidiará la diferencia cuando el costo de la canasta básica energética supere un porcentaje establecido de los ingresos totales del grupo conviviente, en lugar de hacerlo en función del titular del servicio como se hace actualmente.

Además, se revisará la superposición de estos subsidios con los beneficiarios de planes sociales, muchos de los cuales fueron categorizados como Nivel 2. Se cuestionará la falta de control en el padrón de usuarios del Registro Nacional Único de Titulares de Servicios Públicos Esenciales (Renut), así como incoherencias o discrepancias con el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) y la base de datos del Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social (SINTYS).

La propuesta oficial también abordará la posibilidad de derogar la ley 27.637, la cual amplió el régimen de zona fría hasta el 31 de diciembre de 2031, reconociendo hasta un 50% de los cuadros tarifarios para el gas en redes o en garrafas.

Además, se está revisando la continuidad del beneficio para los usuarios más vulnerables de gas natural, aquellos que no tienen acceso a redes y utilizan garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP), contemplados en el Programa Hogar, que consiste en un subsidio directo pagado a través de la Anses.

Compartir