Diferentes técnicas de masturbación femenina

La masturbación además de placer, trae beneficios, como liberar el estrés, dormir mejor y conocer mejor tu cuerpo. Aquí las técnicas para maximizar el autoplacer.

De arriba a abajo: La primera técnica de masturbación es muy sencilla de practicar y hará que te centres en tu clítoris. “Debes acariciarlo con tu dedo muy lentamente hasta que aumente tu excitación, y frotar entonces de arriba hacia abajo. No vayas directamente al clítoris si no estás preparada. Podes estimular las zonas cercanas primero e ir acercándote poco a poco”, señala la plataforma. Además, si quieres un extra de estimulación, puedes incluir lubricante.

El sándwich: Esta técnica utiliza dos dedos, el dedo medio y el índice. La forma en la que quedan tus dedos es como de las rebanadas de un pan colocadas entre tus labios en la zona de tu vulva, mientras se ejerce presión poco a poco. “A la vez que realizas este movimiento de presión puedes dar pequeños golpes a tu clítoris con la otra mano, o jugar con la entrada de tu vagina para estimular todas las zonas. Alterna diferentes ritmos y velocidades a la hora de estimular la vulva, para que la experiencia sea cada vez más excitante”

Estimulación del punto G: Se recomienda acostarte sobre la cama para esta técnica y abrir las piernas con las rodillas ligeramente levantadas. En esta postura, puedes introducir tus dedos en la vagina con la palma hacia abajo, (con el dedo medio y el índice). Una vez dentro, estimula tu punto G, que se encuentra en la parte superior de la vagina, a unos 5 centímetros de la entrada y tiene un tacto más rugoso.

Las distintas técnicas de masturbación hacen de ella una experiencia única.

Compartir