El ahorro vuelve al plazo fijo tradicional

La expectativa a un menor ritmo de aumento de precios impulsó nuevamente la apertura de plazos fijos tradicionales, que ganaron nuevamente espacio en las últimas semanas entre las opciones de ahorristas frente los plazos fijo en UVA.

En concreto, los plazos fijos tradicionales del sector privado en pesos cerraron la primera semana de agosto en $ 2,95 billones, unos $ 165 mil millones (+ 6%) por arriba del nivel con el que habían iniciado julio y revirtieron una tendencia que traían desde abril, con porcentajes de apertura inferiores al 3% mensual, según datos del BCRA.

La opción favorita de los ahorristas para mantener el poder adquisitivo de su dinero había sido desde finales del año pasado los plazos fijos UVA, que garantizan un rendimiento igual al índice de precios al consumidor más un 1% anual.

Sin embargo, la combinación de una menor expectativa de inflación que marcan analistas y consultoras de mercado para los próximos meses y la posibilidad de obtener una tasa de retorno del 3,1% que pagan los depósitos de menos de $ 1 millón a 30 días reactivaron la demanda por los plazos fijos tradicionales.

Hasta principios de julio, los plazos fijos “UVA +1%” habían alcanzado los $ 172.824 millones, más de 3,5 veces los $ 48.455 millones que acumulaban en diciembre de 2020, cuando la inflación mensual alcanzó el 4% en ese mes y se mantuvo arriba del 3,3% hasta mayo, según datos del Indec.

Compartir