El Banco Central aprobo una norma que impulsa los plazos fijos en pesos pero ajustables por dólar

El Banco Central aprobó una norma que apunta a generalizar la oferta por parte de los bancos de los Depósitos de Interés Variable ajustables por la variación del dólar, es decir, de plazos en fijos en pesos que no pagan una tasa de interés pero indexan el capital según la variación que tenga el tipo de cambio oficial durante el lapso de la imposición.

La medida busca alentar las colocaciones en pesos pero garantizando que mantendrán su valor en relación al dólar oficial. En este sentido, tiene una inspiración noventista, al recurrir a ese especie de señoreaje o protección de la divisa para alentar apuestas al vilipendiado peso.

El objetivo, aclaran desde la entidad, es favorecer la captación de este tipo de depósitos para que los bancos mejoren la prefinanciación de exportaciones en pesos, sin que se genere un descalce entre las monedas.

El impulso surge de una resolución adoptada hoy por el directorio de la entidad y plasmada en la circular “A” 7101. La norma crea un incentivo al permitir a las entidades deducir para la determinación de la porción de contado de la PGN en moneda extranjera las prefinanciaciones de exportaciones cuyo fondeo se impute a pasivos vinculados con la evolución del tipo de cambio en el mercado oficial de cambios.

Este cambio permitirá que las entidades financieras puedan ofrecer instrumentos de ahorro vinculados a la evolución de la cotización oficial del dólar, conocidos como dólar link, y ofrecer préstamos a empresas exportadoras, generando un nuevo mercado para el ahorro en pesos.

Compartir