El Bar de Aperitivos, de Edward Burra

Edward Burra realizó una obra poco convencional para su época con una técnica, las acuarelas, que las grandes artes menospreciaron injustamente en el siglo XX.

A Burra le fascinaba lo exótico, lo prohibido, y sus piezas tienen un halo de misterio, como un costado salvaje y una carga sensual más que sexual, una tensión que produce cierta incomodidad, como sucede en El bar de aperitivos, una obra de 1930 que se encuentra en la Tate Gallery.

“Existe una extraña tensión entre el barman, el cliente y el corte del jamón en el cuadro. La mujer come distraída, mientras que el hombre corta con gozo y la mira de reojo. La violencia y la tensión sexual parecen estar en juego. Burra era un agudo observador de lo cotidiano, a menudo exagerándolo en caricatura para comentar sobre la sociedad”, dice la descripción de la obra en el site del espacio cultural londinense.

Realizó retratos de los nuevos inmigrantes, marineros, bebedores y prostitutas de las calles de Londres y Nueva York, como pinturas de corte macabro en las que los hombres llevan terroríficas máscaras de pájaros y paisajes e incluso durante la Segunda Guerra diseñó escenografías para obras teatrales y ballets.

Representaba el cuerpo humano de manera lánguida, tal vez porque su propio cuerpo le causaba tristeza, con su artritis reumatoide de manos nudosas como tubérculos. La Tate organizó una retrospectiva en 1973, lo que siginficó su primer gran reconocimiento en vida, por lo que sus obras alcanzaron a partir de allí otro status.

Compartir