El calor y color de Mar del Plata

Mar del Plata es una ciudad ubicada en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, sobre la costa del mar argentino.

Es la cabecera del partido de General Pueyrredón, un importante puerto y balneario y destino turístico del país después de Buenos Aires.

El corazón mismo de Mar del Plata late alrededor de la Plaza San Martín y el centro cívico, financiero y comercial de la ciudad. Cerca de allí comenzó a escribirse la historia de la ciudad con el saladero que dio origen al primitivo Puerto de Laguna de los Padres en las inmediaciones de Punta Iglesia. La gestión de un visionario, don Patricio Peralta Ramos, permitió la fundación del pueblo de Mar del Plata el 10 de febrero de 1874. Otros propulsores, como Pedro Luro, la hicieron crecer con trabajo y tesón.

Entre otras cosas, Punta Mogotes, cuenta con los paisajes marinos, urbanos y rurales con sus contrastes hacen único a este paseo. En el itinerario costero con rumbo sur, las anchas playas de suave declive trocan más adelante por otras rodeadas de espesa vegetación (después del Faro), para devenir luego en pequeñas al pie de acantilados.

Cada playa dio nacimiento a un barrio que lleva su nombre, ubicado justo frente a ella.
Con sus particularidades, representan una forma diferente de vivir Mar del Plata. Entre las urbanizaciones, el campo continúa dando sus productos en esta zona del partido de General Pueyrredon, donde se cultiva trigo, girasol, maíz y soja, se produce miel, y se crían caballos pura sangre de carrera, entre otras actividades economicas.

Tambien el puerto y su gente son emblemáticos de Mar del Plata, así como los lobos marinos, las gaviotas, las lanchas pesqueras, las redes, las nasas y los exquisitos platos marineros. Constituye, entonces, uno de los paseos obligados de quien visita la ciudad. Lo mismo la avenida Juan B. Justo por la “aventura de comprar” prendas tejidas, camperas, ropa infantil y de surf e indumentaria deportiva en sus numerosísimos locales comerciales, con la buena calidad y diseños exclusivos que caracterizan a estos productos marplatenses.

Por la costa, volviendo al centro, las arenas de las Playas Grande y Varese alternan con las moles pétreas de las sierras de Tandilia que se pierden en el mar. Por eso, los paseos pueden ser al nivel del mar o en lo alto del acantilado. El Torreón del Monje en Punta Piedras, al pie de la loma de Stella Maris, con su aspecto de antigua fortaleza, recrea la leyenda que lo inmortaliza.

Mar del Plata, sigue siendo un lugar elegido por el turismo Argentino e internacional en toda época del año.

Compartir