El excelente Racing Campeon de la Supercopa ´88

Racing ganaba, tras dos duras finales ante el Cruzeiro de Brasil, la primera edición de la Supercopa ´88, que significó la salida de un letargo deportivo de 21 años sin títulos.

Racing superó en los octavos de final al Santos, que ya no era el memorable equipo de Pelé en la década del 60. Lo hizo 2-0 en el partido de ida en Avellaneda, con goles de Miguel Angel Colombatti y José Toti Iglesias, y en la revancha en Brasil conservó la ventaja con un empate sin tantos.

En los cuartos de final, el equipo argentino quedó libre en los emparejamientos por ser impar la cantidad de participantes, por lo que avanzó directamente a semifinales para enfrentar a River Plate.

El primer partido, jugado en el “Cilindro” el 25 de mayo, la “Academia” ganó 2-1 con tantos del delantero Walter Fernández, mientras que para River descontó el defensor Jorge Borelli.

En la revancha, jugada en el Monumental el 1 de junio, Racing tuvo una memorable actuación. Perdía por la mínima diferencia tras un gol de penal del uruguayo Nelson Gutiérrez pero igualó 1-1 con un cabezazo de Néstor Fabbri.

Por su parte, Cruzeiro, en octavos de final, eliminó a Independiente tras ganarle 2-1 y 1-0; en cuartos de final dejó en el camino a Argentinos con dos 1-0 y así llegó a semifinales, pasó a Nacional (2-3 en Montevideo y 1-0 en Brasil).

Con renovadas esperanzas, Racing afrontó la primera de las finales ante Cruzeiro, que se jugó en Avellaneda con impresionante marco de público, y la ganó 2-1 con tantos de Walter Fernández y Colombatti (de penal). Robson marcó para los brasileños.

Para la revancha en Belo Horizonte, jugada el 18 de junio, muchos hinchas de Racing viajaron ante la posibilidad de recuperar la gloria en el plano internacional. Tras un duro partido jugado en el amplio campo del estadio “Minerao”, el equipo argentino marcó su primer gol mediante un tiro de Omar Catalán y el conjunto local igualó luego a través de Robson.

Catalán, héroe de esa jornada, un casi desconocido delantero que había conseguido ascensos de categoría con Quilmes y Almagro, tras un corto paso por la entidad de Avellaneda pasó después a Deportivo Armenio y luego dejó finalmente la actividad en 1989 para dedicarse a la explotación de un taxi.

La obtención del título de Racing fue reflejada en la tapa de la revista “El Gráfico” con la imagen del “Pato” Fillol levantando la copa y el título.

Compartir