El innovador Ford Sierra rompía con todos los récords

El Ford Sierra es un auto desarrollado por la firma automovilística estadounidense en Europa y fabricado entre los años 1982 a 1994.

En Europa, El Sierra se posiciona por encima del Ford Escort y por debajo del Ford Scorpio, reemplazando al Taunus. Además de ser desarrollado y fabricado en Europa.

El Ford Sierra también se vendió como vehículo de serie en Argentina, Venezuela, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Estados Unidos (modelo que adoptaba muchos aspectos de diseño del Sierra argentino).

Cuando salió a la venta se mostró como algo totalmente nuevo y avanzado, poseía una estética futurista y una mecánica comparable solo con automóviles de alta gama, por ejemplo, tracción trasera con suspensión independiente.

Con una inversión de 80.000.000 de dólares, la Argentina es el primer país en contar con la gama Sierra fuera del continente europeo, y la llegada de un diseño de avanzada (1984), a tan solo 22 meses de lanzado en Europa, representó un cambio notable en cuanto al diseño y filosofía de automóviles, en especial para la gama que ofrecía la Ford Motor Argentina (el Falcon y el Taunus).

Argentina fue el primer país fuera de Europa en producir el Sierra. Estuvo disponible en versión hatchback de tres (XR4) o cinco puertas o su versión familiar (llamada Sierra Rural) y todos poseían algunos pocos cambios en su diseño. La serie siguió con leves cambios y lavados de cara hasta julio de 1993, cuando el Sierra fue reemplazado por el Ford Galaxy, coche basado en el Volkswagen Santana, aunque el verdadero reemplazante fue Ford Mondeo un tiempo después.

Las versiones argentinas poseían en su totalidad motores de gasolina. Estos motores eran de 1.6 L para versiones GL y L (modelos básicos), motores 2.3 L para las versiones Rural, Ghia LX, y los motores 2.3 SP para Ghia SX, Ghia S y coupé XR4. Hubo una versión llamada GXL que consistía en motor 2.3 y equipamiento un poco menor a la versión más equipada.

En 1991, el concesionario Erosa y Angió, de Buenos Aires, desarrolló un prototipo de coupé XR4 con el mismo motor 2.3 litros de cilindrada e inyección, pero con dieciséis válvulas y 155 CV de potencia máxima que se denominó “Óptima”. Su velocidad máxima era de 205 km/h, aceleraba de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos, tenía frenos de disco en las cuatro ruedas, llantas del Sierra cosworth europeo, techo eléctrico, espejos eléctricos y como opcional frenos ABS. Las cajas de eran de cinco velocidades y una automática de tres.

Era impresionante ver solo un póster del Ford Sierra apenas salió al mercado, el auto era innovador a todo nivel; en estos tiempos aún se ven Ford Sierra por las calles de las ciudades, lo cual hace saber que el Ford Sierra estuvo hecho para durar a través de los años.

Compartir