El Porsche 911 Turbo S

La versión 2020 del auto deportivo es la más extrema de las fabricadas por Porsche.

En el Porsche 911 Turbo S, se reelaboró la aerodinámica de varios de los perfiles con elementos que se abren o cierran de acuerdo con las necesidades y así permiten un mejor flujo de aire que mejora la eficiencia; también se agrandó el alerón trasero para darle una mayor downforce, y el spoiler delantero ahora es plegable. Con estas modificaciones se logró alcanzar un Cx de apenas 0,33.

Por otro lado, la integración del chasis con el sistema de suspensiones adaptativas Porsche Active Suspension Management permite reducir la altura libre de la carrocería al suelo en 10 milímetros, endurecer los amortiguadores y así proporcionar mayor estabilidad.

El motor del Porsche 911 Turbo S, es un bóxer biturbo de 6 cilindros y 3.8 L fue toqueteado para que entregue 650 CV y 800 Nm de torque, 70 CV y 50 Nm más que el de la generación anterior. Por supuesto, se acopla a la caja PDK de doble embrague y 8 marchas que también fue recalibrada para ofrecer una respuesta aún más rápida.

A su vez, a diferencia de sus primos hiper deportivos, fue dotado de sistemas que ayudan a gobernarlo y así sea más fácil de conducirlo.

Compartir