Estados Unidos, Rusia y la OTAN apuestan al diálogo para bajar la tensión en Ucrania

Rusia, Estados Unidos y la OTAN apostaron este martes al diálogo para reducir la tensión sobre una posible acción militar en Ucrania, aunque el Kremlin exige respuestas concretas por parte de la Casa Blanca que esta semana volverá a demostrar su influencia en el conflicto con la visita que iniciará en Kiev el secretario de Estado, Blinken.

Rusia desplegó decenas de miles de tropas en la frontera con Ucrania y afirma que para que haya una desescalada se le tienen que ofrecer garantías sobre su seguridad, en particular, de que la OTAN no será ampliada hacia el Este.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Lavrov, habló este martes con Blinken por teléfono, en un gesto que expone la intención de mantener el diálogo entre las partes, aunque sin dejar de exponer las diferencias en sus posturas.

En ese sentido, el funcionario ruso reafirmó el imperativo de que Washington “ofrezca respuestas concretas y comentarios detallados cuanto antes” sobre los planteos del Kremlin, indicó un comunicado oficial, exigiendo sobre todo garantías de que la OTAN no se extenderá hasta Ucrania.

También el secretario de Estado de Estados Unidos resaltó  “la importancia de continuar con la vía diplomática para desescalar tensiones”, según indicó el portavoz del Departamento de Estado, Price.

El jefe de la diplomacia estadounidense visitará este mièrcoles Ucrania y, desde ahí, viajará a Berlín, donde se reunirá con representantes del Reino Unido, Francia y Alemania para tratar la crisis ucraniana.

Blinken se reunirá en Kiev con el presidente Volodimir Zelenski para “reforzar el compromiso de Estados Unidos con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania”, señaló la nota del vocero del Departamento de Estado.

Otro actor central en la crisis, el secretario general de la OTAN, Stoltenberg, dijo este martes que invitó a Rusia y a los socios de la alianza militar a una nueva ronda de negociaciones.

“He invitado a Rusia y a todos los aliados de la OTAN a participar en una serie de reuniones del Consejo OTAN-Rusia en un futuro próximo”, dijo en una conferencia de prensa en Berlín, junto al canciller alemán Olaf Scholz.

Estas negociaciones tendrán como objetivo “responder a nuestras preocupaciones, y también escuchar las de Rusia” y “encontrar una vía a seguir para impedir cualquier ataque militar contra Ucrania”, añadió.

Entretanto, el Reino Unido anunció el envío de armamento, como misiles antitanques, a Ucrania, mientras que Kiev se quejaba precisamente de que los países occidentales no parecían darse prisa en reforzar su ayuda militar al país.

Compartir