Euro ´84: La extraordinaria Selección de Francia

La Euro ´84 marcó el ascenso de una Selección Indiscutible, la de Francia.

La disputarían las 8 selecciones: Alemania Federal, Portugal, Dinamarca, Rumania, Bélgica, España y Yugoslavia, que llegaron por clasificación, más Francia la anfitriona, que habilitaría 7 estadios para disputar el certamen, siendo el Parque de los Príncipes parisino el central.

A Francia le tocaría el Grupo A, con Bélgica, Yugoslavia, y Dinamarca (que en esa época tenía un muy buen equipo). Los galos se adjudicarían en grupo sin ceder puntos. Le ganó 1-0 a los daneses, goleo 5-0 a Bélgica, y 3-2 versus Yugoslavia.

El 23 de junio disputaría la semifinal en Marsella, frente a Portugal, ese partido es considerado hasta hoy, uno de los mejores en la historia de las Eurocopa, y uno de los 50 mejores de la historia según el Diario español Marca.

La selección francesa logra ponerse arriba gracias al gol de Domergue a los 25 minutos del primer tiempo. Francia daba una lección de futbol, y los lusos no fueron goleados por la brillante actuación del arquero Bento, y como dice la ley del fútbol los goles que no se hacen en un arco se convierten en el otro, y así pues, Jordao empata el partido a los 74 minutos y lo lleva hasta el alargue.

Los 30 minutos posteriores fueron para el infarto, primero, el delantero portugués Jordao pone el 1-2 a los 98 minutos, y los fantasmas perdedores de los franceses paracían sobrevolar por Marsella. Pero faltando 6 minutos, de nuevo el lateral Domergue logra el alivio y pone el partido 2-2, y cuando hacía parecer que otra Francia definiría una vez más un semi por penales como en el 82, apareció el astro galo, y en el minuto 119 Platini pone cifras definitivas 3-2, y el equipo francés jugaría la final.

La final se jugaba en el Parque de los Príncipes el 27 de junio ante su similar de España. Un partido en cual, si bien los españoles dominarían los instantes iniciales y tuvieran alguna ocasión para desnivelar el marcador, poco a poco los galos revirtieron la situación y serían ellos quienes manejarían el encuentro, a pesar del juego brusco y las tarjetas amarillas que recibían los jugadores de la furia roja.

Una de las tantas infracciones que cometieron los españoles fue aprovechada por Michele Platini quien de tiro libre abría la cuenta para les blues, gracias a un grosero error del arquero Arconda, a quien se le escapó la pelota por entre las piernas.

La selección española sintió el impacto y no supo aprovechar el hombre de mas luego de la expulsión de Le Roux, y sobre el final del partido Bruno Bellone, con una exquista vaselina sentenciaba el partido, 2-0, y el primer título internacional para Francia en su historia.

Compartir