Euro´88: Holanda, Un Indiscutido Campeón

El gran triunfo del fútbol de Holanda, ocurrió durante la Eurocopa ´88 que tuvo lugar en Alemania Federal entre el 10 y el 25 de Junio.

Holanda estaba en el Grupo B del torneo; en el mismo estaban la URSS, la cual sería la gran revelación de la Eurocopa desde el mismo comienzo pues conseguirán liderar el grupo imponiéndose a Holanda e Inglaterra y solamente cediendo un empate ante la sorprendente Irlanda de Bobby Charlton.

La selección holandesa dirigida por Rinus Michels, logrará la clasificación gracias a un gran Marco van Basten, que respaldado por una increíble hornada de futbolistas de calidad logrará ser segundo dejando claro que su fútbol preciosista llegaría lejos y haría historia.

Las Semifinales enfrentarían al país sede Alemania Federal frente a Holanda y la URSS frente a Italia, en ambos encuentros los líderes del grupo A saldrían como ligeros favoritos sin embargo ocurriría algo impredecible que demuestra una vez más lo difícil que es hacer pronósticos en el fútbol y el deporte en general.

Holanda logró el pase a la final tras ir perdiendo por culpa de un penalti transformado pro Lothar Mattäus en la segunda parte. Pero los goles de Ronald Koeman, también de penalti, y del imparable Marco van Basten a dos minutos del final, permitieron a los holandeses eliminar a la República Federal de Alemania y meterse por primera vez en una final de un Campeonato de Europa de la UEFA.

La final entre la URSS y Holanda prometía ser un partido emocionante pues realmente no existía ningún favorito a pesar de la victoria de la selección soviética en el partido de la fase de grupos, ambas selecciones habían disputado una excelentísima Eurocopa pero el 25 de junio de 1988 era el día de los holandeses que jugaron un inmenso partido como siempre, corrieron riesgos lo cual le dio un matiz impredecible por momentos al resultado pero finalmente Holanda con los goles de Gullit y Van Basten conseguiría ganar su primer título de la historia.

La URSS por su parte jugó a un gran nivel, apretó desde el inicio y por momentos no permitió a su rival desplegar su virtuosismo, lamentablemente para ellos su estrella Belanov falló un transcendental penal detenido por el portero Hans Van Breukelen que enfrió el partido y cuando el francés Michel Vautrot sonó el silbatazo final.

La Selección de Holanda estuvo marcada por una terna de magníficos jugadores tanto a nivel de clubes como por los logros alcanzados con su Selección Nacional: Ruud Gullit, Marco Van basten y Frank Rijkaard, líderes indiscutibles de esta época representativa del mayor logro a nivel internacional de una selección, la Holandesa, marcada por una historia plagada de  geniales futbolistas.

Compartir