Guerra Rusia – Ucrania: Soldados ucranianos resisten en el último reducto que les queda en Mariupol

Rusia parecía a un paso de completar la conquista de la sureña ciudad de Mariupol luego de seis semanas de sitio y bombardeos, algo que le daría un éxito crucial tras la reciente pérdida de uno de sus principales buques de guerra y el deterioro de sus vínculos internacionales por la intervención miltar en Ucrania.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que estimaba que unos 2.500 combatientes ucranianos y 400 “mercenarios” extranjeros, la mayoría de países europeos, son los últimos que resisten la captura de la fábrica Azovstal, todos ellos atrincherados en una enorme planta de producción de acero bajo la cual corre vasta red de túneles.

Rusia les dio hasta el mediodía del domingo para rendirse y seguir con vida, y luego de que expirara el plazo, amenazó con que serán “destruidos” y acusó a la comandancia de las Fuerzas Armadas de Ucrania de haberles prohibido capitular y entregar la ciudad, como ya había sucedido con otros ultimátums rusos respecto a Mariupol.

“Pelearemos hasta el final, hasta la victoria, en esta guerra”, dijo el primer ministro ucraniano, Shmyhal, consultado sobre la situación en Mariupol.

“La ciudad no ha caído, nuestras fuerzas militares, nuestros soldados todavía están allí, lucharán hasta el final”, insistió, y agregó que Ucrania está preparada para poner fin al conflicto mediante la diplomacia, si es posible, pero que no tiene “intención de rendirse”.

Sin embargo, horas después, tras expirar el ultimátum, autoridades ucranianas denunciaron que Rusia había lanzado bombardeos aéreos que se habían concentrado en el puerto y en los altos hornos de la fábrica Azovstal.

Compartir