La Biela, el lugar donde donde Boges y Bioy Casares se juntaban a diario

La Biela, está ubicado en una de las esquinas más bellas del barrio de la Recoleta en la Ciudad de Buenos Aires.

Una pasión gastronómica que comenzó a mediados del siglo XIX, y que fue renombrandose hasta alcanzar finalmente “La Biela”. Conservando su esencia inicial, se convirtió en el lugar de encuentro predilecto los ciudadanos porteños. Uno de los bares más históricos y prestigiosos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que se presenta como la cita obligada del turismo.

La inclinación tuerca queda representada en las paredes de La Biela y el lugar es concurrido por ilustres personajes, adquiriendo fama mundial. Sus mesas han sido visitadas por infinidad de turistas, políticos, empresarios, deportistas y muchos más. Personajes con poder Real o Democrático, como los Reyes de España o los Premieres de varios países. Artistas de la calidad de Adolfo Bioy Casares, Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges, Julio Cortazar, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Facundo Cabral, Pérez Celis. Actores y actrices de todos los medios. Corredores de Fórmula 1 de distintas épocas, como Jackie Stewart o Emerson Fitipaldi. Futbolistas famosos y una lista interminable.

Otra placa de bronce colocada en la entrada nos informa que en el año 1999, La Biela fue declarada“Sitio de Interés Cultural” por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Motivos no faltan. A lo dicho podemos sumar las fotografías autografiadas por José Froilán González o Clay Regazzonni, un dibujo hecho a mano por Fabrizio Ferrari, nieto del “Commendatore” Enzo Ferrari, cuando era niño, un cuadro donado por el último descendiente de la familia Lamborghini donde se ve el auto más lujoso de la marca, y más. Los ejemplos más recientes de la visita del famoso director de cine Francis Ford Coppola, cuya primera salida nocturna en su visita a Buenos Aires fue a La Biela y los dichos del actor Robert Duvall “Siempre vamos a La Biela, que es mi lugar preferido en todo el mundo. Es una gran esquina, el café, los mozos..”

Así, el tiempo se detiene un poco en la febril Buenos Aires cuando nos instalamos en una de sus mesas y disfrutamos de la excelente gastronomía de La Biela, al abrigo de su historia viva que nos convoca, nos envuelve y nos deleita.

Por sus mesas servidas por mozos eficientes y discretos desfilaron intelectuales de la talla de Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Silvina Ocampo, o deportistas de renombre internacional como Froilán González o Charly Menditeguy.

Ubicado en una de las esquinas más bellas del barrio de la Recoleta (a cien metros de la Iglesia del Pilar y del Cementerio), este ha sido desde 1942 el lugar preferido de encuentro por varias generaciones de Argentinos.

Compartir