La historia del Polaco Roberto Goyeneche

Uno de los mas grandes de la historia del Tango es sin dudas, el Polaco Roberto Goyeneche; voz, presencia, personalidad y estilo, hicieron de Goyeneche una leyenda a nivel Mundial.

Roberto Goyeneche, “El polaco”, nació el 29 de enero de 1926 en el barrio de Saavedra. Si bien era “cantor” sin formación académica, se presentó en un certamen de voces en el Club Federal Argentino en 1944. Debutó en Radio Belgrano y grabó su primer tema, “Celedonio”, en 1948.

A los 18 años, con registro vocal de barítono, pasó a formar parte de la  orquesta de Raúl Kaplún, alternando esta labor con la de colectivero. Más adelante trabajaría como taxista y también mecánico.

Al presentarlo a la orquesta de Horacio Salgán, Ángel Díaz lo bautizó como el Polaco, por sus rasgos rubios, poco habituales en ese ambiente. Con dicha orquesta grabó diez temas, entre ellos, su primer gran éxito, Alma de loca.

Atilio Stampone, músico y compositor, afirmaba que “El polaco es la antítesis de Gardel”, porque con su parafraseo de las letras, le descubrió al gran público las historias que contaban las canciones con su particular manera de narrar.

A los 30 años pasó a formar parte de la orquesta de Aníbal Troilo, con la que pasa alrededor de siete años. Troilo, al ver su potencial, le aconsejó que siguiera su carrera en solitario. Es justamente cuando decide continuar como solista que define su estilo.

El público recordaría especialmente el concierto en el Teatro Regina, en 1982, Piazzolla-Goyeneche en vivo, en el cual interpretaron temas como La última curda, Chiquilín de Bachín, Balada para un loco y Cambalache. Además, cantó y grabó con Atilio Stampone, Raúl Garello, Armando Pontier, Osvaldo Berlingieri, entre otros. En 1985, a Goyeneche le llegó el reconocimiento internacional: tocó en el Teatro Châtelet de París con Horacio Salgán, el Sexteto Mayor, Jovita Luna, Elba Berón y seis parejas de bailarines.

El “polaco” llegó a grabar cerca de cien discos y fue acompañado por las más prestigiosas orquestas, tales como la de Pontier, Baffa-Berlingieri, Pugliese, Piazzolla y la Filarmónica del Teatro Colón.

Goyeneche interpretó versiones clásicas de Piazzolla, Ferrer y Gardel, como Naranjo en flor, Balada para un loco y Volvió una noche, entre otras. Destacaron sus versiones de Malena, Afiches, La última curda, Cafetín de Buenos Aires, Che bandoneón y El último café. Participó en el disco del  cantante español Dyango, Yo canto tangos (1989), e interpretó junto a Mercedes Sosauna versión de Los mareados.

Desde lo más profundo de la cultura popular, Goyeneche recibió diversos reconocimientos. En 1985, la Fundación Konex le entregó el diploma al mérito como cantante masculino de tango. Recibió la distinción de Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Mar del Plata, en 1988.

Un grupo de admiradores del barrio crearon la “Peña Roberto Goyeneche”, en el Club El Tábano. La tribuna popular del Estadio Ciudad de Vicente López y una avenida del barrio de Saavedra llevan su nombre.

Compartir