La Recoleta de Buenos Aires sigue marcando el rumbo del turismo Internacional

Este barrio es llamado “la París argentina” por la gran inmigración francesa desde 1840 y su consecuente arquitectura. Dentro de sus límites se encuentran grandes espacios culturales, monumentos históricos, el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, el Centro Cultural Recoleta y otros pabellones de exposiciones.

El barrio de la Recoleta se destaca por sus grandes espacios culturales. Además de los monumentos históricos, alberga el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, el Centro Cultural Recoleta y otros pabellones de exposiciones.

El cementerio de la Recoleta es una de las principales atracciones turísticas del barrio. Fue diseñado por el francés Prosper Catelin, por iniciativa del presidente Bernardino Rivadavia, e inaugurado en 1822.

Se encuentra al lado del antiguo convento de los padres recoletos. Es una extraordinaria muestra de arquitectura funeraria del siglo XIX y comienzos del XX. En él se encuentran los restos de numerosos protagonistas de la historia argentina.

Frente al cementerio y al centro cultural, se halla la plaza Intendente Alvear, errónea pero comúnmente conocida como plaza Francia. La plaza se hizo famosa en los años 1960 por su feria artesanal, llamada popularmente “feria hippie” por la pertenencia a este movimiento de la mayoría de sus miembros. Con el paso del tiempo la feria se pobló, además de los genuinos artesanos, por revendedores de mercadería y vendedores ambulantes.

Vecinos destacados del barrio fueron los escritores Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo, en un apartamento del edificio de Posadas 1650. También Jorge Luis Borges, quien vivió en la avenida Quintana y fue durante varios años director de la Biblioteca Nacional y probablemente la pluma argentina y porteña más destacada del Siglo XX. José Ortega y Gasset también vivió en el barrio y en avenida Quintana; asimismo, en la década de 1930 residió, en una suntuosa residencia de la Avenida Alvear, el cardenal Eugenio Pacelli, luego conocido mundialmente como el papa Pío XII.

En el barrio se encuentran sucursales de las más importantes casas de moda de Francia e Italia y centros comerciales de alto consumo. Es también un centro gastronómico refinado.

Sus restaurantes, muchos premiados internacionalmente, están en su mayoría ubicados en la peatonal Ortiz. En esa calle, tuvo distintos restaurantes reconocidos. Un clásico del barrio, y ámbito predilecto de la cultura porteña, es el café literario Clásica y Moderna situada en Avenida Callao y Paraguay.

Compartir