La Reestructuración de Tarifas Eléctricas en el AMBA

El ENRE ha oficializado los nuevos cuadros tarifarios de transición que las distribuidoras Edenor y Edesur deberán aplicar en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) a partir de este mes. Estas medidas, retroactivas al 1° de junio, fueron formalizadas a través de dos resoluciones del ENRE publicadas en el Boletín Oficial.

Según lo establecido por el ENRE, en junio, la factura promedio antes de impuestos de los usuarios clasificados como R-Nivel 1, correspondientes a ingresos altos, aumenta en un 20% en comparación con el cuadro tarifario vigente en mayo. En el caso de los usuarios R-Nivel 2, de ingresos bajos, el aumento promedio es del 93%, mientras que para los usuarios R-Nivel 3, de ingresos medios, el aumento promedio es del 130%.

Esta medida se suma a otra tomada esta semana por la Secretaría de Energía, mediante la cual se establecieron los Precios de Referencia de la Potencia (POTREF) y el Precio Estabilizado de la Energía (PEE) en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), los cuales las distribuidoras deberán utilizar para aplicar los ajustes correspondientes en los cuadros tarifarios.

De acuerdo con las nuevas resoluciones, el POTREF y el PEE que se aplicarán en las tarifas finales tendrán las siguientes bonificaciones:

Los consumos de los usuarios del Nivel 1 (ingresos altos) serán valorizados sin bonificación.

Los usuarios del Nivel 2 (ingresos bajos) recibirán una bonificación del 71,92% sobre el precio definido para el segmento Nivel 1.

Los consumos base de los usuarios del Nivel 3 (ingresos medios) tendrán una bonificación del 55,94% sobre el precio definido para el segmento Nivel 1.

En consecuencia, los clientes residenciales, comerciales e industriales de Edenor y Edesur recibirán boletas con ajustes superiores al 100% durante este mes, dependiendo de su categoría.

Como parte de la eliminación gradual de los subsidios, se reducirá el consumo subsidiado de energía eléctrica de 400 a 250 kWh mensuales para los hogares de ingresos medios y se establecerá un tope de 350 kWh para los hogares de bajos ingresos. En caso de superar estos límites, se aplicará el precio completo de la energía por el excedente.

Compartir