Las distintas Formas para estimular el punto G en en las relaciones sexuales

El 95 porciento de las personas con vulva pueden alcanzar el orgasmo solo con la estimulación del clítoris, el cual ha ido ganando protagonismo que antes no se le daba.

Sin embargo, dentro de la vagina también hay zonas que pueden brindar mucho placer, tales como el llamado punto G. Es importante resaltar que prestarle atención a este espacio no significa que reemplace la estimulación del clítoris, sino que puede sumarse a esta.

“El punto G es una zona rugosa que se encuentra en el primer tercio de la cavidad vaginal sobre la pared anterior, es decir, la pared más cercana al ombligo”. Este se ubica a apenas unos tres centímetros de la abertura vaginal, por lo que no es necesario penetrar muy profundo, además que este responde de forma positiva a la estimulación manual.

Para empezar, la persona debe estar ya excitada, puede ser mediante besos, masajes eróticos, estimulación manual o sexo oral. “La posición más cómoda para localizar el punto G es estando boca arriba, o semi sentada, con piernas semi flexionadas. Es recomendable colocar la mano en forma de garra, ya que el movimiento principal lo realizan los dedos y no tanto la mano en sí”.

Es decir, no es necesario el movimiento adentro-afuera, sino que el o los dedos deben ingresar a la cavidad vaginal con la palma de la mano hacia arriba para realizar un movimiento de “ven” mientras se presiona la zona. Se puede estimular la vulva a la vez.

Suele suceder que la estimulación del punto G esté acompañada de una sensación fuerte de ganas de orinar debido a que se estimula la uretra de forma indirecta. “Lo importante es estar en confianza, cómodas y entregarnos a las sensaciones, darle tiempo al disfrute y permitirnos experimentar un orgasmo posiblemente más intenso”.

Compartir