Las perspectivas para el cultivo de la cebada

El cultivo de cebada en la campaña agrícola 2021/22 alcanzaría una superficie de un millón de hectáreas con una producción estimada superior a 4 millones de toneladas, impulsada por las buenas perspectivas para el cereal.

El cultivo de cebada en la Argentina se ubica en el tercer lugar de importancia en la producción de cereales y se destaca por su excelente calidad, resultado de las condiciones ambientales, el uso de genética y una muy buena aplicación del paquete tecnológico.

En el país, la cebada incrementó su producción de manera significativa hacia finales de la primera década de los 2000 “por el reemplazo al trigo, mayor rentabilidad en el sistema con soja de segunda y la apertura del mercado de cebada forrajera, como consecuencia de la gran sequía que afectó Rusia y Ucrania en 2010”, sostuvo Fernando Giménez, jefe del Grupo de Mejoramiento y Calidad Vegetal de INTA Bordenave y coordinador del Programa de Cereales y Oleaginosas del organismo.

En estos años se incrementó la superficie cultivada en la Argentina, pero en mayor medida creció la producción como consecuencia del desplazamiento de la cebada hacia zonas de mejor nivel productivo, como el sudeste bonaerense; y la incorporación de tecnologías e insumos que incrementaron los rendimientos.

Compartir