Los 5 tipos de orgasmos femeninos

El orgasmo femenino puede resultar un mundo complejo debido a que está compuesto por diversos componentes, anatómicos, sensoriales y el cerebral. Esto indica que puede alcanzarse de diversas maneras.

Orgasmo clitoriano: Es el que se dispara por estimulación directa de la zona ya sea por roce, sexo oral, juguetes sexuales, o la fricción del pubis del hombre en una pose como la del misionero.

 Vaginal: Por sí sola no está preparada para generar el orgasmo, si se produce es por la presión del pene o de los dedos sobre las prolongaciones internas del clítoris que discurren por el interior de las paredes vaginales.

Cervical: En realidad aparenta ser por contacto del pene con el cuello uterino o los fondos de saco que lo rodean, pero se produce por la presión del pene sobre las extensiones internas del tejido del clítoris que llega hasta esas profundidades.

Mixtos: Se denomina así a la sensación intensa que proviene del clítoris y de las contracciones vaginales. Durante la etapa de excitación se producen cambios en la turgencia de los tejidos (más llegada de sangre) y contracción de los músculos del periné, lo cual prepara la zona para la vivencia de placer ser extienda de ahí hacia todo el cuerpo.

Mentales: Si bien desde lo científico no hay datos concluyentes sobre la frecuencia  sin estimulación genital, se cree que aproximadamente entre 1% a un 2% de mujeres lo consiguen. Las fantasías, la respiración y la contracción de los músculos de la pelvis son los factores que se complementan para alcanzarlo.

Hay mujeres que tienen orgasmos por penetración, otras que pueden obtenerlo por la estimulación del clítoris y otras que llegan al clímax solo por su contacto directo.

Todas estas formas son posibles y cada una responde a la manera fisiológica y psicológica de conseguir el orgasmo.

Compartir