Los cambios que vendrán para el comercio del agro tras la pandemia

La pandemia mundial del coronavirus es el principal desafío sanitario, social, económico y comercial de la actual globalización. Solo 12 países aun no reportan casos de coronavirus.

Más allá de los efectos en la salud pública, es altamente probable que existan nuevos procesos que modifiquen los patrones del comercio internacional agroindustrial post coronavirus.

Los gobiernos empiezan a entender que es menos riesgoso para la salud de sus habitantes, tomar medidas de aislamiento que abrir sus fronteras al mundo, por lo que estamos viendo el posible inicio de un retroceso de la globalización que tendrá impactos en el comercio internacional. La contrapartida del aislamiento es el proteccionismo comercial, es decir cerrar la frontera no solo a personas sino también a mercaderías de terceros países.

El proteccionismo post coronavirus podría tener más características medievales que del Siglo XXI. No estará tan abocado a medir emisiones de gases efecto invernadero y/o reducir las huellas ambientales, más allá que estos procesos sigan sus cursos. Las políticas de frontera estarán más enfocadas a reducir los riesgos sanitarios, particularmente los de la salud pública.

En ese sentido, las materias primas agroalimentarias y los alimentos derivados podrían ser el núcleo principal de ese paradigma proteccionista, precedidas de los efectos inmediatos contra el turismo internacional, los vuelos comerciales y la movilidad internacional de profesionales que tendrán, probablemente, restricciones masivas.

Los organismos internacionales dedicados a la agricultura como la FAO y el IICA ya están alertando de los riesgos de la seguridad alimentaria por la pandemia y la necesidad de promover el comercio internacional, visualizando escenarios proteccionistas en el corto plazo.

Compartir