Los roces entre Rusia y la OTAN

Los incidentes mantenidos en los últimos días por fuerzas rusas con un destructor británico y una fragata neerlandesa, avivan las diferencias entre Rusia y los países de la OTAN, siete años después de que el Kremlin se anexara la península ucraniana.

Los dos hechos ocurrieron en medio de las maniobras navales que la OTAN realiza en esa zona, denominadas “Sea breeze”, entre el 28 de junio y el 10 de julio.

El 23 de junio, el destructor británico “HMS Defender”, que navegaba en el Mar Negro, cerca de Crimea, fue advertido por las autoridades rusas para que cambiara su rumbo, utilizando explosivos que estallaron cerca del buque.

Un día después de ese suceso, frente al estrecho de Kerch, también en las proximidades de dicha península, aviones rusos Su-24 y Su-30 sobrevolaron a baja altura la fragata de los Países Bajos “Evertsen”, que también participaba de las maniobras de la OTAN.

Por lo demás, los incidentes entre el Kremlin y la Alianza Atlántico sucedieron luego del encuentro que mantuvieron el 16 de junio, en Ginebra, Suiza, el presidente de Estados Unidos, Biden y su par ruso, Putin.

Compartir