Pizzería Güerrín, un clásico de la Ciudad de Buenos Aires

Desde el año 1932 y situada en el corazón de una ciudad apasionada y estimulante. Güerrín es Protagonista de los momentos dorados de la mítica Avenida Corrientes. Testigo del infinito paso del tiempo que atraviesa la memoria emotiva de los porteños.

Una atmósfera que produce una experiencia auténtica que no puede ser vivida en otro lugar. La suma de las características de Güerrin son únicas e irrepetibles y conforman lo que se denomina: “El espíritu del lugar”.

Güerrín vende sus pizzas enteras o por porciones solamente dentro de su local. Hay desde las pizzas básicas con queso mozzarella, salsa de tomate y aceitunas, fainá, con jamón, a la pomarola, fugazza (con cebolla), de acelga con salsa blanca o napolitana (con rodajas de tomate y ajo); hasta versiones con panceta, queso roquefort, anchoas, longaniza, morrones, ananá, palmitos, mariscos, huevo duro, puerro, etc.

La Pizza Güerrín lleva muzzarela, morrón, jamón y aceitunas. La Especial de la Casa tiene muzzarela, jamón, tomate en rodajas y aceitunas, y toronjas a gusto.

A su vez, Güerrín es declarada de interés cultural. Cerámicas, granitos, mosaicos venecianos, madera, ángulos de bronce y mármol travertino entre otros materiales conforman una estética muy peculiar. Un monumento a la pizza fundado años antes de la construcción del Obelisco, con quien comparte dotes icónicos.

Compartir