Putin alivió la presión militar sobre Ucrania y tendió una mano a Estados Unidos y la OTAN

El presidente de Rusia, Putin, dijo que su país está dispuesto a continuar conversaciones con Estados Unidos y la OTAN sobre su seguridad, y su Gobierno anunció la retirada de algunas tropas que estaban cerca de la frontera con Ucrania y que, según Occidente, serían usadas para una invasión inminente, pero Washington y París se mostraron cautos al respecto.

Los comentaros de Putin y el anuncio del repliegue, tomados con escepticismo por Ucrania y la OTAN pero bienvenidos por Alemania y Francia, parecen aventar temores a una guerra en el corto plazo y aumentan las esperanzas de una reducción de las mayores tensiones entre Rusia y Occidente desde el fin de la Guerra Fría.

También el presidente de Estados Unidos, Biden, celebró el anuncio de Moscú, pero con cautela, porque su país “aún no ha verificado” esa retirada y “los analistas indican que siguen estando en una posición muy amenazante”.

En conferencia de prensa junto al canciller alemán, Scholz, en Moscú, Putin lamentó que Estados Unidos y la OTAN hayan rechazado sus exigencias de que Ucrania no ingrese a la alianza atlántica y que ésta deje de entregar armas al Gobierno ucraniano y retire sus fuerzas de países de Europa del Este.

Putin dijo que Rusia estaba lista para discutir ya temas que la OTAN sí aceptó poner sobre la mesa, como limitaciones recíprocas al despliegue de misiles de alcance intermedio en Europa del Este y a maniobras militares, pero que Moscú no renuncia a sus principales exigencias y que es necesario que Occidente acceda a debatirlas.

“Estamos dispuestos a seguir el camino de la negociación”, dijo, y reiteró que “por supuesto” Rusia no quiere una guerra y que por eso pidió un diálogo.

“Queremos que nuestras preocupaciones sean oídas y tomadas seriamente”, agregó.

Compartir