Reino Unido: El debate entre el trabajo flexible y una semana laboral más corta

El Gobierno de Reino Unido abre un debate público sobre si debe regular y convertir en la regla el llamado trabajo flexible, que permite cambiar los horarios o la oficina por la casa o directamente acortar la semana laboral a cuatro días, mientras Escocia y Gales ya planifican o discuten programas pilotos para convertir esta última modalidad en una norma.

El plan en principio permitiría a todos los empleados del Reino Unido pidan trabajar desde sus casas o fuera de la oficina parcial o completamente, comprimir todas sus horas en solo unos días en la semana, cambiar la hora de inicio de trabajo, cortar en el medio o terminar más tarde, entre otras opciones que, claro, siempre deben ser consensuadas con el empleador.

En la actualidad, las personas tienen que esperar hasta cumplir seis meses en su trabajo para pedir algún tipo de cambio. La propuesta del Gobierno también sostiene que obligaría a los empresarios a responder a estos pedidos con mayor rapidez y a justificar cuando se los niegan.

La idea tiene apoyo popular. Según una encuesta realizada por el grupo de expertos IPPR Scotland a pedido del Gobierno escocés, más de ocho de cada 10 escoceses apoyan la introducción de una semana laboral más corta porque creen que tendría un efecto positivo en su bienestar.

Compartir