Rusia no cede en sus exigencias y se bloquea el diálogo para evitar la guerra en Ucrania

La primera reunión en más de dos años del Consejo OTAN – Rusia terminó sin un acuerdo claro sobre el futuro de Ucrania tras horas de diálogo de sordos.

Los rusos dijeron que no tienen intención de atacar a Ucrania y que la disposición de sus tropas es únicamente una medida disuasoria contra eventuales provocaciones ucranianas. Grouchko, antiguo embajador ruso ante la OTAN, llegó diciendo que su país quiere evitar una confrontación pero que la Alianza Atlántica debe comprometerse a nunca integrar a Ucrania.

La OTAN no tiene planes para la adhesión inmediata de Ucrania pero mantiene la promesa que en 2008 le hizo a Kiev el entonces presidentes estadounidense Bush en una cumbre en Bucarest.

Los representantes rusos, según fuentes diplomáticas, repitieron ante sus homólogos de los 30 Estados miembros de la OTAN sus exigencias hacia la Alianza Atlántica: que renuncie a adherir a países como Georgia, Ucrania, Moldavia o Armenia y que retire hombres y material militar hasta el punto donde los tenía en 1997, antes de su gran ampliación al este para incluir a países como Polonia, los bálticos, Bulgaria, República Checa, Eslovaquia o Rumania.

Los rusos insistieron en que esas condiciones no suponen un ultimátum con respecto a Ucrania.

Compartir