Rusia: Se probó con éxito un misil balístico intercontinental con capacidad nuclear

Rusia anunció con éxito el lanzamiento de prueba de un misil balístico intercontinental desde un submarino nuclear, capaz de transportar ojivas nucleares. Esto ocurrió poco después de que Rusia abandonara un tratado de prohibición de ensayos atómicos.

El Ministerio de Defensa ruso informó que el submarino nuclear estratégico Emperador Alejandro III realizó el lanzamiento exitoso del misil balístico intercontinental Bulava desde el Mar Blanco.

El misil alcanzó su objetivo en un campo de pruebas en la península de Kamchatka, en el Extremo Oriente ruso, “a la hora prevista”, según el comunicado del Ministerio de Defensa. El Bulava, también conocido como SS-NX-30 según la clasificación de la OTAN, tiene un alcance de 8,000 kilómetros y mide 12 metros de longitud. Puede equiparse con hasta diez cabezas nucleares.

El submarino Emperador Alejandro III, de la clase Borei, está equipado con 16 misiles Bulava, según las Fuerzas Armadas rusas.

Este lanzamiento de prueba del misil Bulava se produce después de que Rusia retirara su ratificación del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCE).

Desde el inicio del conflicto en Ucrania en febrero de 2022, funcionarios rusos han mencionado en varias ocasiones la posibilidad de utilizar armas nucleares, aunque el presidente Vladimir Putin ha mostrado cautela en otras ocasiones.

En el verano de 2023, Moscú desplegó armas nucleares tácticas en Bielorrusia, su aliado más cercano.

La semana pasada, Putin promulgó una ley que revoca la ratificación de Rusia del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares en el contexto del conflicto en Ucrania y las tensiones con Occidente. Aunque el tratado nunca entró en vigor debido a que algunas potencias clave, como Estados Unidos y China, nunca lo ratificaron, fue ratificado por 178 países, incluyendo potencias nucleares como Francia y el Reino Unido. A día de hoy, tiene un valor principalmente simbólico.

Putin había mencionado a principios de octubre que Rusia podría retirar su ratificación del TPCE en respuesta a que Estados Unidos nunca lo ratificó.

Los defensores del tratado argumentan que establece una norma internacional contra las pruebas nucleares, mientras que los críticos argumentan que el acuerdo carece de efectividad sin la ratificación de las principales potencias nucleares.

Compartir