Se condiciona la evolución de los cultivos

La condición hídrica pone en duda el futuro de la siembra en zonas agrícolas del centro-norte del país, donde se registran bajas del 15 al 20 porciento de la superficie planificada, que pone en riesgo la producción de itrigo, maíz, girasol y cebada.

“A cada semana se agrava la falta de agua en el centro de la región núcleo y el norte de Córdoba y Santa Fe, junto al norte del país”, advirtió el último informe Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Según la BCR, las lluvias de los primeros nueve días de septiembre permitieron seguir con la siembra de maíz en la región núcleo, si bien advirtieron que “el aumento de la desecación superficial del suelo pone en riesgo la concreción de los planes de siembra” en el sudeste cordobés, norte bonaerense y sur de Santa Fe.

Desde la entidad bursátil rosarina afirman que el trigo necesita más agua para no perder potencial de rinde: sobre el sudeste cordobés se necesitan entre 100 y 120 mm para alcanzar niveles óptimos de humedad; mientras que en Santa Fe se necesitarían alrededor de entre 60 a 80 mm.

Con el avance del trigo hacia las etapas más críticas, los técnicos señalan que “es esencial una nueva lluvia y que no se produzcan heladas tardías para que el cultivo exprese todo su potencial de rinde”.

Por ahora, sostiene la BCR, el trigo sigue desarrollándose muy bien: 5% está en excelentes condiciones, 80% muy bueno y el resto, bueno.

Compartir