Soda Stereo Regresaba con el disco llamado Sueño Stereo

Soda Stereo, regresaba con el disco llamado Sueño Stereo. El mismo se grabó en 1995, en los estudios Supersónico y Matrix, en Buenos Aires y Londres, con los técnicos Eduardo Bergallo y Clive Goddard.

Esta vuelta de Soda, después de casi dos años de receso, comenzó a tomar forma durante algunos encuentros durante el año anterior. Primero se juntaron para charlar en la vieja sala de ensayos en la casa del padre de Charly Alberti y acordaron ir a tocar a su propio estudio Supersónico para si podían volver a conjurar la magia del trío. A solas y a oscuras, como hicieron siempre, descubrieron que el regreso era posible y se pusieron a componer las primeras canciones del nuevo álbum.

El proceso completo fue muy largo, con marchas y contramarchas, pero finalmente viajaron a Inglaterra para alejarse de las presiones de Buenos Aires y trabajar tranquilos.

A esa altura, Gustavo, Zeta y Charly tenían suficientes temas nuevos como para un CD doble, pero al final optaron por un álbum simple, dejando de lado la idea de un disco de canciones y otro más tecno. El resultado fue un trabajo que mostró a la banda como un clásico capaz de evolucionar y no repetir fórmulas anteriores. Sobresalieron los arreglos y las letras de los hits “Ella usó mi cabeza como un revólver”, “Zoom”, “Disco eterno” y “Paseando por Roma”, además de la sorprendente suite final con “Planta”, “X-Playo” y “Moiré”.

Para Zeta, “Volver a juntarse después de dos años fue un momento donde no sabíamos qué iba a pasar, y teníamos mucha ansiedad y expectativa. Acomodarse llevó su tiempo y el proceso fue largo, pero fue bueno que se diera así, porque a la larga el disco terminó alimentándose de todo eso”.

A su vez, Charly Alberti dijo: “No nos pusimos planes, sino que fueron pasando cosas y nos fuimos enganchando. Me acuerdo, también, que fue un disco donde hacíamos autorreferencias a Soda. El parate nos hizo revalorizar lo que habíamos hecho antes y empezamos a disfrutar de autorreferenciarnos”.

“Cuando empezamos -declaró Gustavo- había una idea de integrar instrumentos clásicos del rock y mezclarlos en formas híbridas con electrónica y samplers. Pero no fue un intento experimental, sino que realmente nos encantaba que hubiera ese timbre, con cuerdas, un piano Rhodes y ciertos instrumentos nobles mezclados con cosas que son deformidades”.

El lanzamiento fue el 29 de junio y se anunció con una gran campaña de afiches y avisos de radio. Unas semanas después, el grupo dio una conferencia de prensa, tocó en vivo tres temas nuevos y presentó el primer videoclip. La edición fue simultánea en Argentina, México, Chile, Colombia, Uruguay, Perú, España y Estados Unidos.

Para escuchar el disco hace click debajo:

Compartir