Todo sobre el Dengue

El Dengue es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas les transmite esta enfermedad.

El contagio solo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo.

Los síntomas son:

Fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones.

Nauseas y vómitos.

Cansancio intenso.

Aparición de manchas en la piel.

Picazón y/o sangrado de nariz y encías.

Ante estos síntomas se debe acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

Es importante que ante síntomas de dengue, no automedicarse. No tomar aspirinas, ibuprofeno ni te apliques inyecciones intramusculares.

Como no existen vacunas que prevengan el dengue ni medicamentos que lo curen la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados). Estos recipientes deben ser eliminados. Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan de modo frecuente debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos frecuentemente (portamacetas, bebederos).

Lo más conveniente es que consultes al médico para que él indique la medicación adecuada.

Compartir