Todo sobre el Oxímetro

Los niveles de oxígeno en la sangre pueden descender a niveles peligrosamente bajos, sin que el paciente se dé cuenta, eso se conoce como hipoxia silenciosa.

Su efecto hace que los pacientes lleguen al hospital en peor estado de lo que se pensaba. En algunos casos, demasiado tarde para recibir un tratamiento eficaz. Pero una solución que puede ser un verdadero salvavidas es el oxímetro de pulso, un pequeño dispositivo que permite a los pacientes monitorear sus niveles de oxígeno en casa.

Un oxímetro de pulso se pone en el dedo medio y emite una luz. Su función es medir cuánta luz se absorbe para calcular los niveles de oxígeno en la sangre.

Las personas miden y registran sus niveles de oxígeno tres veces al día. Si los niveles caen al 93%, entonces hay que comunicarse con el médico o ir al servicio de emergencias. Si bajan del 92%, debe trasladarse a urgencias o pedir una ambulancia.

Compartir