Toyota y su modelo RAV4

Su sistema híbrido de la Toyota RAV4, le permite tener un muy bajo consumo de combustible.

El principio del funcionamiento de su sistema de propulsión es el mismo del Prius. Un motor naftero que se conecta y desconecta en forma constante (principalmente en circuitos urbanos) para darle paso al eléctrico y reducir el consumo de combustible.

El motor térmico también es el principal encargado de cargar, por medio de un generador, un pequeño paquete de baterías que alimentan al motor eléctrico. La otra modalidad de recarga es aprovechando la energía cinética que se produce en una desaceleración.

La gama tiene tres versiones, viene con este sistema de propulsión. No hay manera de comprar una variante solo naftera. Las únicas diferencias mecánicas que hay entre las opciones actuales son las dos que ofrecen tracción delantera y la tope de gama que viene con tracción integral.

Share