Vilas y Clerc en la histórica Final de Dobles de la Copa Davis 1981

En el año 1981, la Copa Davis era un sueño para el tenis Argentino. Para aquella ocasión se contaba en el equipo con un José Luis Clerc que atravesaba uno de sus mejores momento y un Guillermo Vilas imparable y dispuesto a darlo todo en pos del objetivo, ganar la tan ansiada Copa.

En aquella Copa Davis, el elenco Argentino no llegaba como favorito; enfrente estaba el líder de la clasificación, McEnroe, junto a Eliot Teltscher, Roscoe Tanner y Peter Fleming, quien junto a “Big Mac” conformaban una pareja temible en el dobles.

A su vez, el local, además, se daba el lujo de prescindir del magnífico Jimmy Connors.

La serie se disputó del 11 al 13 del mes de Diciembre en el Ohio, Estados Unidos, sobre una superficie de carpeta de goma.

El local había dejado en el camino en las instancias previas a México, Checoslovaquia y Australia, mientras que la visita había eliminado a Alemania Federal, Rumania y Gran Bretaña. El equipo capitaneado por el histórico Arthur Ashe partía como firme candidato a quedarse con la Ensaladera de Plata.

Por otro lado, el equipo argentino, que completaban Eduardo Bengoechea y Ricardo Cano, llegaba en un particular contexto, Vilas y Clerc no se hablaban; todo parecía una desventaja para Argentina, pero parte de ese no dialogar, fue dejado de lado por los protagonistas, quienes apostaron a la unión con el objetivo de darle la consagración a nuestro País.

Mas allá de lo que pasó en la competencia, todo estaba centrado en el choque de dobles entre Vilas y Clerc, por un lado y McEnroe y Fleming, por el otro.

Fue un partido lleno de emociones, una partido caliente; se recuerda que el equipo Argentino tuvo la chance para tomar la delantera, pero aquel juego en el que Vilas no pudo sostener su servicio, marcaría el resto de la serie.

Argentina perdió ese partido por: 6-3, 4-6, 6-4, 4-6 y 11-9 y el domingo, el número uno del Mundo selló la consagración de Estados Unidos con su victoria por 7-5, 5-7, 6-3, 3-6 y 6-3 ante Clerc. Ese día el tenis argentino había llegado a lo más alto de su historia y había dado pelea hasta el final, pero la chance se escapó ante los mejores del mundo.

Aún hoy se sigue recordando aquella Copa Davis y el magnífico Tenis de Guillermo Vilas y José Luis Clerc, quienes son sin dudas dos deportistas indiscutidos dentro del deporte Mundial.

Compartir