Vuelve a comisión el proyecto de ley Bases y se debe empezar a tratar de nuevo

La Cámara de Diputados ha tomado la decisión de volver a enviar a comisión el dictamen de mayoría de la ley de Bases, lo que resultó en el levantamiento de la sesión de este martes. Esto implica que el proyecto promovido por el Gobierno Nacional deberá ser analizado nuevamente.

Esta medida se adoptó debido a la falta de apoyo por parte del oficialismo para aprobar artículos clave de la ley, como las privatizaciones de empresas públicas, las reformas a la ley de sostenimiento de la deuda y el endurecimiento de las penas para restringir las protestas sociales. Con esta resolución, la iniciativa, compuesta por 646 artículos, deberá volver a ser tratada desde el principio, ya que tanto la aprobación general del proyecto como los artículos aprobados y el orden del día número 1 fueron rechazados, conforme al artículo 155 de la cámara baja.

Dicho artículo establece que “un proyecto que, después de ser sancionado en general, o en general y parcialmente en particular, vuelva a comisión, al ser considerado nuevamente por la Cámara, se someterá al trámite ordinario como si no hubiera recibido sanción alguna”. La moción de devolver el proyecto a comisión fue presentada por el presidente del bloque de la Libertad Avanza, Oscar Zago, tras lo cual el presidente del cuerpo, Martín Menem, levantó la sesión.

La solicitud de Zago se produjo después de un receso solicitado para buscar acuerdos sobre el capítulo 7 de privatizaciones y la convocatoria a una reunión entre Menem y los jefes de bloques, en la que se decidió devolver el proyecto a comisión.

El oficialismo logró aprobar el proyecto en general el viernes pasado con 144 votos, y este martes pudo votar la declaración de emergencia y las facultades delegadas. Sin embargo, enfrentó un obstáculo importante al no poder aprobar la mayoría de los artículos de la reforma administrativa del Estado ni algunos aspectos de la delegación de facultades.

El Gobierno se encuentra en minoría en el Congreso, con solo 38 diputados de los 257 en Diputados. A pesar de haber logrado una mayoría de 144 votos para aprobar el proyecto en general, y mantener esa ventaja con 134 votos para aprobar los artículos de emergencia y la mayoría de las delegaciones de facultades, este consenso comenzó a tambalearse durante la discusión sobre las facultades para modificar, unificar o eliminar fideicomisos o fondos fiduciarios públicos.

Aunque el diputado de Hacemos Coalición Federal, Nicolás Massot, propuso eliminar del inciso h los fondos fiduciarios de desarrollo provincial y otro referido a la construcción de viviendas, y su solicitud fue aceptada por el presidente de la comisión de Legislación General, Gabriel Bornorino, el radicalismo ya había decidido votar en contra. Por eso, su presidente, Rodrigo de Loredo, pidió votar los incisos por separado. Los incisos i y j también fueron rechazados, ya que obtuvieron 123 votos positivos contra 130 negativos, y estaban relacionados con la política de hidrocarburos y tarifas energéticas, así como con la seguridad, temas considerados por el oficialismo.

Además, cinco de los seis incisos que contenían el quinto artículo de la iniciativa fueron rechazados debido a la negativa de los bloques de Unión por la Patria, la Coalición Cívica y sectores del radicalismo y del bloque Hacemos, mientras que el PRO, la mayoría de la UCR y La Libertad Avanza votaron a favor.

“Al oficialismo le encanta seguir perdiendo. Traten de receptar algunas propuestas y de ganar, siempre hay que ganar”, expresó el titular del bloque Hacemos, Miguel Angel Pichetto, antes de solicitar un receso de quince minutos con los jefes de los bloques y el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem.

Además, el oficialismo no contaba con los votos necesarios para su propuesta de privatizar unas treinta empresas, lo que significaba que se quedaba sin los artículos centrales que constituyen el corazón de la iniciativa.

Compartir