El famoso Italpark de la ciudad de Buenos Aires

El Italpark fue un parque de diversiones de Buenos Aires. Un paraíso de diversión donde nacieron amores juveniles, rateadas históricas y paseos inolvidables con los viejos. Pero la maldición les envió anuncios, uno detrás de otro.

Poseía unos treinta y cinco juegos electromecánicos que fueron importados de Italia, de ahí su nombre. Los complementaban una veintena de stands con atracciones.

En primavera de 1979 barcos desde Holanda traen la montaña rusa llamada Corkscrew, de la empresa holandesa Vekoma, que en su momento era más alta de Sudamérica, con dos tirabuzones o rulos que fue inaugurada en el invierno de 1980.

También en 1982 fue traído desde Italia el juego Matter Horn. Era un juego de alta velocidad, y uno de los más populares del parque. Algunos de los juegos más populares fueron el tiovivo (calesita) acuático, el Boom-Ball (se hacía blanco y se contaban los aciertos realizados electrónicamente), otro tiro al blanco con la escenografía de Bonanza, un teleférico importado de Suiza, el juego de las tazas, los autitos chocadores, los autódromos Autos Sprint, Súper Monza o Indianápolis, el “Dumbo”, “la gruta de los fantasmas” y el tren fantasma, que se destruyó en un incendio el 27 de mayo de 1978.

Un nuevo incendio en agosto de 1989 quemó la pista de autos chocadores Súper Monza y en octubre de ese año se incendió el laberinto del terror.

En el año 1990, en un accidente perdió la vida una adolescente de 15 años, luego la Justicia dispuso la clausura preventiva del Italpark y se sucedieron los trabajos de inspección y reparación, con el fin de la pronta reapertura del complejo, situación frustrada con la clausura definitiva del predio por parte del Intendente de la Ciudad de Buenos Aires. 

El famoso Italpark, después de los treinta años en que funcionó se convirtió en un ícono de la memoria colectiva de los argentinos.

Compartir