El museo Buenos Aires BAM

El museo BAM, es un espacio de vanguardia para descubrir la historia y la cultura de la Ciudad de Buenos Aires. Icono del Casco Histórico y puerta de entrada para conocer la ciudad desde su fundación hasta la actualidad, y también para soñar e imaginar su futuro.

El museo BAM tiene una nueva identidad visual que responde a un museo dinámico, tecnológico, reflexivo e inclusivo. Abarca edificios de gran valor patrimonial -la Casa de los Altos de Elorriaga y la Casa de los Querubines- y se propone descubrir los secretos de los viejos tiempos, explorar las formas de habitar del presente e imaginar cómo será la Buenos Aires del futuro.

Este es un museo participativo que, mediante una programación multidisciplinar y novedosa, desarrolla actividades y muestras tecnológicas, inmersivas y multisensoriales.

Por su parte, la exposición patrimonial del BAM cuenta con una gran colección de objetos que formaron parte del uso cotidiano como postales, filetes, cartelería y elementos publicitarios, juguetes, radios, televisores, cámaras fotográficas y fonógrafos, azulejos, herrajes, baldosas y moldes, sanitarios y mobiliario y textiles. También hay un archivo fotográfico de más de 8 mil imágenes de la Ciudad de Buenos Aires y de sus habitantes y alrededor de 35 mil negativos de colecciones de reconocidos fotógrafos. El archivo documental contiene el registro cartográfico del Catastro Beare y una hemeroteca con gran colección, entre las que destacan las revistas Caras y Caretas, El Hogar y Revista de Arquitectura y Leoplan.

En la sala de exhibiciones temporales se presentan exposiciones temáticas que investiga y produce BAM y también muestras provenientes de diferentes puntos del país, impulsando así una construcción federal. Además, hay un espacio diseñado para la infancia: Ciudades Imaginadas es el lugar donde chicas y chicos podrán reflexionar y construir las ciudades del futuro.

El museo BAM ocupa cuatro edificios de valor patrimonial: la Casa de los Altos de Elorriaga (1807), la Casa de Ezcurra (1744 – 1768), la Casa de los Altos de la Estrella (1834) y la Casa de los Querubines (1894).

Compartir